domingo, 21 de marzo de 2010

Primavera, tiempo de remedios


"Está desierto el jardín. Las avenidas se alargan entre la incierta penumbra de la arboleda lejana...los árboles no se mueven; es tan humana su calma, que así parecen más vivos que cuando agitan las ramas." (Nocturno - Juan Ramón Jiménez)


Tras el largo paréntesis invernal, nuestro organismo necesita tratamientos depurativos, útiles para aligerar la sangre y liberarlo de las toxinas acumuladas durante el mal tiempo.

Durante los meses de invierno en las regiones más frías se comen alimentos ricos en grasas, condimentados con jugos sabrosos y acompañados de humeantes caldos.

Esas tradicionales y pesadas comidas venían muy bien a nuestros antepasados que gastaban mucha energía sin tantas “comodidades”, lo que les permitía digerir las grasas fácilmente, hoy día la actividad física es mucho menor en cualquier trabajo y también en la vida diaria.

¿Qué hacer?, podemos volver la mirada atrás y buscar entre los remedios de nuestras abuelas y predecesores, más cercanos a la naturaleza y sus remedios, y ver un método “natural” de hacer una buena limpieza de sangre, de hígado y de riñones, después llegará el verano con su promesa de sol, de mar y de luz.

La humilde y deliciosa fresa

No es difícil encontrar matas de esta pequeña planta de exquisitos frutos si paseamos cerca del campo, donde queden aún huertas, o junto a las colinas al lado de los castaños. Cultivadas o espontáneas, las plantitas no sufren daño si tomamos unas hojas tiernas si lo hacemos sin arrancarlas, sino cortándolas con unas tijeras.

RECETAS

Sopa de hojitas de Fresa

Bien trituradas un puñado de hojitas se añaden a la sopa de arroz en lugar de espinacas y tienen una acción refrescante y descongestionante. Esta sopa es buenísima para personas que han sufrido los típicos costipados y enfriamientos.

Infusión Depurativa

Poner 10 gramos de hojitas tiernas de fresa en ½ vaso de agua hirviendo, dejar reposar y tomar 3 tazas de infusión al día, la primera por la mañana en ayunas, la segunda por la tarde y la última antes de acostarse.

Esta infusión ejerce un efecto diurético, depurativo, antirreumático y antigotso.

No olvidemos el sauco

Junto a los declives y las zanjas de muchos países mediterráneos crece espontáneo y lozano el sauco de olorosísimas flores, muy beneficiosas en invierno (conservadas secas en tarros de cristal) para preparar infusiones que se toman en caso de bronquitis o de otras afecciones del aparto respiratorio.

RECETAS

Infusión de Sauco

Bastan 3 gramos de hojas secas por cada ½ vaso de agua hirviendo, dejar reposar y tomar después de las comidas.

Decocción de Sauco

Las hojas frescas, recogidas apenas brotan y durante todo el verano también pueden ser desecadas y utilizadas, se hierven durante 2 minutos 5 gramos de hojas secas en una taza de agua (unos 100 decilitros), se filtra y se bebe endulzándolo con miel.

Esta decocción ejerce una acción laxante y refrescante si se realiza durante 1 mes bebiéndola tres veces a la semana.

Cataplasma de Sauco

Las hojas de sauco hervidas en poquísima agua constituyen una excelente cataplasma para curar abscesos, hinchazones y afecciones cutáneas profundas. Aplicado bien caliente, el emplasto sirve también para curar las formas catarrales más obstinadas y rebeldes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails